Fuiste niño sí: jugaste por horas estos 10 juegos

¿Xbox? ¿iPad? ¿Internet? ¿Los niños de ahora saben juegos infantiles tradicionales?

Este día del niño, muchos de nosotros estaremos trabajando, en exámenes, cuidando a los hijos, etc. Pero es inevitable que haya días que nos acordemos de cuando éramos niños.

Garuyo se puso nostálgico y te deja en su especial del Día del Niño, 10 juegos que no nos cansábamos de jugar y si nos casábamos jugábamos a otro y a otro hasta que las mamás nos metían a dormir.

¿Cuál era tu favorito? Comparte con Garuyo los otros juegos que recuerdas y que te hacían correr por horas.

El Avioncito

Seguramente recuerdas que tenías que dibujar unos cuadros en el suelo del 1 al 10, sacar la “teja”  o el papel del baño mojado para marcar donde avanzabas. Seguramente las vecinas estaban molestas porque todo el piso estaba rayado ¿o no?

Stop

Otro donde el gis era necesario. Dibujabas en el piso una nueva partida en triangulitos y cada quien escogía un lugar con el nombre de un país. Por turnos cada uno cantaba “Declaro la guerra en contra de mi peor enemigo que es______” si tocaba tu país tenías que gritar “Stop” y brincar al centro de la rueda. Los demás corrían hasta donde pudieran, luego adivinar los pasos para el más cercano, si atinabas los pasos, el que perdía tenía un punto negativo, si no le atinabas el punto malo era para ti…

Bote pateado

Literal pateabas un bote de jugo lo más lejos que pudieras, uno de los jugadores iba por el mientras los demás se escondían. El primero en ser encontrado era el siguiente en recoger el bote y buscar…. Podíamos pasar horas jugando así.

La traes (Tú las traes)

Un lugar determinado era tu refugio. Todos tocaban un árbol o poste de luz o lo que fuera para salvarse de que se la pegaran. El punto era corretearse por horas y decir “la traes” hasta que las piernas aguantaran.

Encantados

Muy parecido a “La traes” pero si te tocaban tenías que quedarte quieto hasta que otro de tus compañeros te “desencantara”. El último encantado perdía y seguía de encantar a los demás y así sucesivamente.

Listones

Cada uno tenía un listón de color imaginario. Alguien llegaba a “comprarlo” pero éste color tenía que salir corriendo hasta que lo atraparan. Si lo atrapaban seguía en comprar el listón y si no, el comprador anterior seguía insistiendo.

La liga y la cuerda

Sobre todo las niñas, con las cuerdas de plástico. Una era saltar y saltar sin pisar la cuerda. Había canciones o retos para hacerlo diferente. La liga se jugaba con dos niñas sosteniendo con sus piernas la liga amarrada y otra tenía que brincar pisarlas de diferentes maneras y la dificultad iba en aumento.

El lobo

Siempre había un mal, el l lobo que iba a corretear y atrapar a quien se dejara. Esta era la cancioncita a la que cada vez el lobo contestaba diferente hasta que estaba listo para salir corriendo por su presa. “Jugaremos en el bosque mientras que el lobo no está, porque si el lobo aparece vivos y muertos nos comerá, lobo estás ahí sí o no”

Futbol con el frutsi

Sin reglas, ni canciones, solamente necesitabas un buen lunch, sandwich enredado en servilletas o papel aluminio, la envoltura de tus ruffles y un jugo frutsi. Terminabas de comer y rellenabas el bote con todos los empaques sobrantes... ¡y a jugar se ha dicho!

Escondidas

Uno contaba hasta el número que se decidía democráticamente, los demás corríamos a escondernos. Aquí la creatividad del escondite era lo mejor. Si te encontraban, tenías la oportunidad de que alguien te salvara y a todos tus amigos, el primero en ser encontrado contaba la siguiente vez en caso de que nadie salvara a los jugadores.

 

¡El mejor entretenimiento para la calle y el sillón en tu correo electrónico!

Ya soy parte de Garuyo

Al continuar, declaras que aceptas nuestros Términos y condiciones de uso y nuestro Aviso de privacidad.

Y quedarás suscrito al boletín de Garuyo.com y servicios, en caso de que no desees recibirlo podrás cancelarlo en cualquier momento en la sección de Configuración dentro del menú Mi Perfil.

Si te gustó, comparte
¿Qué piensas ?, Comparte tu opinión