Altar de muertos para dummies

Sergio Delgado

Editor de Garuyo.com/musica

SEGUIR:

De entre todas las celebraciones peculiares que se llevan a cabo, año con año en nuestro país, el Día de Muertos es, sin duda, la más sorprendente de todas, dentro y fuera de México; tanto por el tema que aborda esta fiesta, como por la serie de ritos y tradiciones que la acompañan.

El símbolo por excelencia del Día de Muertos es la famosa ofrenda que ha sabido perpetuarse en la comunidad mexicana con el paso de los años.

Armar una ofrenda no es cualquier cosa y tiene su chiste. Por eso, si eres primerizo en la materia, te vamos a hablar de qué necesitas para hacer un altar de muertos y no quedarte, como dicen por ahí, en la raya.

 

Primero que nada, hay que saber de dónde viene la tradición de la ofrenda y por qué es importante. En la época de las culturas mesoamericanas, cuando las civilizaciones tenían religiones politeístas, cada temporada del año correspondía a la celebración para una deidad. Mictlantecutli, dios del inframundo, era celebrado cerca del mes de noviembre, claro, hablando del calendario gregoriano.

Todos sabemos la historia de “manchades” de la conquista española y cómo, a raíz de ella, surgieron hibridaciones en los rituales indígenas. De ahí surgió lo que conocemos ahora como el Día de Muertos y el famoso altar, que contiene elementos tanto de las culturas prehispánicas, como de la religión cristiana.

Ahora sí ¿qué lleva un altar?

Los niveles

Aquí hay una ligera controversia, porque hay quienes hacen los altares de dos, tres o siete niveles y todos tienen razones de peso para hacerlo de esa manera. En el caso de los dos niveles, se habla de una representación del cielo  y de la tierra. Los de siete representan, por otra parte, los siete niveles del mictlantecutli o inframundo prehispánico.

Nosotros lo dejamos a tu elección. Sabemos que probablemente no quieras gastar una millonada en un altar o no dispongas de un lugar para hacerlo. Si decides hacer el altar de siete escalones muy tradicional, la distribución de ofrendas es la siguiente:

Primer escalón se pone la foto del santo o virgen de la devoción.

Segundo escalón es para las ánimas del purgatorio (por aquello de que hay que ser generosos).

En el tercero se pone la sal para los niños del purgatorio.

En el cuarto se pone pan llamado "pan de muerto", que es adornado con azúcar roja que simula la sangre; se recomienda que el pan sea hecho por los parientes del difunto, ya que es una consagración.

Quinto, se pone la comida y la fruta que fueron los preferidos por el difunto.

Sexto, se coloca la foto del difunto a quien se dedica el altar.

Último, la cruz de un rosario hecho de tejocote y limas.

¿Para qué sirve cada cosa?

Cada una de las ofrendas que conforman el altar, tiene un significado y una utilidad para los espíritus que lo visiten. Aquí te hablamos de los elementos que van en tu altar y por qué debes ponerlos:

Cada una de las ofrendas que conforman el altar, tiene un significado y una utilidad para los espíritus que lo visiten. Aquí te hablamos de los elementos que van en tu altar y por qué debes ponerlos:

Papel picado: Se pone en todos los niveles del altar y aparte de verse bien bonito simboliza la unión entre la vida y la muerte.

Incienso o copal: No, no es ningún elemento hipster, en realidad se usa para alejar a los espíritus chocarreros chadas que nadie quiere por mala vibra.

Sal: No, no les va a dar hipertensión a tus muertitos, al contrario va a limpiar su cuerpo y apartarlo de la corrupción.

Veladoras: ¿Apoco esperabas que las ánimas llegaran a ciegas hasta tu altar?

Foto del difunto: Va a haber tantos altares en México que los espíritus deben saber de quién es cuál.

Flores: No se ponen nada más porque sí, las blancas simbolizan el cielo donde se supone que se encuentran los muertos buena onda, las de cempasúchil sirven de guía para las almas que vienen desde el inframundo y las moradas dan fe del luto que sentimos todos por perder a un ser querido.

Los tlapehues: Una copita de licor de algún tipo para que tu difunto se la pase bomba, como símbolo de la diversión que tuvo en la vida del “más acá”.

Vaso con agua: Porque a uno le da sed después de un largo viaje, ¿Qué no?

Objetos personales del difunto: Para asegurar que no se vaya a algún altar ajeno

Dulce de calabaza: Si el difunto era un chavito, lo vas a tener bien contento.

Comida, mucha comida: y tiene que ser de la que le gustaba al muertito. A nosotros que nos pongan una pizza estilo chicago, de esas que parecen pasteles.

Pan de muerto: Hay quien lo pone envuelto en plástico para comérselo después de quitar el altar… allá ustedes. 

Calaveras de alfeñique (de azúcar, pues): Va una por cada muerto al que se le rinde homenaje y se pueden comer después de quitar el altar. Aguas con la diabetes.

A grandes rasgos, esto es lo básico para armar un altar. En realidad no existe una receta para armas uno pues cambian de acuerdo a las distintas regiones y la intensidad de la gente. Por ejemplo, hay quienes incluyen una vara para que se le salga el demonio o cualquier mala vibra al espíritu visitante.

Si quieres saber dónde rayos comprar todo lo que necesitas para armar tu altar, dale click acá.

¡El mejor entretenimiento para la calle y el sillón en tu correo electrónico!

Ya soy parte de Garuyo

Al continuar, declaras que aceptas nuestros Términos y condiciones de uso y nuestro Aviso de privacidad.

Y quedarás suscrito al boletín de Garuyo.com y servicios, en caso de que no desees recibirlo podrás cancelarlo en cualquier momento en la sección de Configuración dentro del menú Mi Perfil.

Si te gustó, comparte
¿Qué piensas ?, Comparte tu opinión