Adiós, Garuyo; hola, Swagger

Adiós Garuyo, Hola Swagger

 

La frase más bonita que te pueden decir cuando terminas un ciclo laboral es que un trabajo es como una relación: Tiene sus momentos felices, los tristes, los frustrantes...
 
Pero sabemos que nada es eterno (ni el amor, ni el trabajo) y que, a la hora del fin, va a ser doloroso y vas a pasar por todas las etapas del duelo: shock, negación, enojo, tristeza, aceptación, aprendizaje. 
 
Desde que nos dijeron que Garuyo cierra hemos pasado por ellas cada día. Si no es que cada hora.
 
Cuando contrataron a quien esto escribe hicieron énfasis en que podía hacer con el sitio lo que quisiera. Que le pusiera su personalidad y que -¡pum!- rompiera internet. Para hacerlo, contaba con la colaboración de seis personitas, así que -sí- podía ponerle mi personalidad pero debía respetar las otras.
 
A veces fue difícil, otras no; al final descubrimos que todos coincidíamos en que -ya saben- íbamos para el mismo target, pero no sólo eso sino que teníamos historias de vida coincidentes y, sobre todo, una visión dirigida al mismo punto: Lograr que muchos millones de personas nos leyeran. 
 
false
 
Después de meses de trabajar en una personalidad, de hacer un extreme makeover muy-muy cabrón de la marca y sus contenidos, de volver 'Garuyo' un nombre que nos enorgulleciera repetir y de lograr que millones de personas nos leyeran, nos comunicaron -lamentablemente- que el 15 de julio baja el switch. 
 
Los llantos, gritos y jalones de pelo se quedan en el compartimento del baño. (Sí, obviamente nos fuimos a llorar al baño. Varias veces).
 
Hoy por hoy, todos los que trabajamos en Garuyo estamos orgullosos de lo que logramos. Cada uno tuvo retos qué vencer y sabe hasta qué punto lo logró.
 
Gracias a Alberto, Claudia, Julián, Marco, Salvador y Uriel por su ingenio, sus ganas y su confianza. 
 
Pero sobre todo gracias a quienes están leyendo esto. En estos tiempos de "distracción mil, goei" es realmente valioso contar con más de tres minutos de atención de quienes están desde sus teléfonos y computadoras. 
 
false

¿Qué sigue? Swagger y Garuyo: La unión hace la fuerza

Los cambios siempre son buenos. Algunos suelen ser repentinos, pero no existe uno que no traiga por delante una mejor historia.
 
Por este motivo, el equipo de Swagger está feliz de anunciarles una gran noticia: Garuyo, sí, el sitio de entretenimiento para la calle y el sillón, se fusiona con Swagger.
 
¿Qué significa esto? Nos dimos cuenta de que las marcas se complementan como dos piezas que forman un gran rompecabezas llamado Invent. El principal propósito es que nuestros lectores disfruten en un mismo sitio toda la información que ambos ofrecen.
 
Swagger seguirá abarcando los temas que ya conoces (tecnología, ciencia, naturaleza y salud) e incluirá los que seguramente leíste en Garuyo (críticas de arte, cine, música).
 
Con la ayuda de los editores de Garuyo que se incorporan, te ofreceremos temas relacionados con el cine, la cultura y las recomendaciones esenciales para andar de ‘pata de perro’.
 
Garuyo fue un referente callejero durante cinco años y al unirse a Swagger representa una bomba de energía que brindará una variedad más amplia de contenidos. 
 
Así, repetimos nuestra premisa inicial, los cambios siempre son buenos y éste significa un gran paso en nuestra evolución. 
 
Atte. Sandra Lucario y Daniela Bosch.