Las 10 mejores muertes del cine de horror

Imagen: Entertainment Film Distributors

Imagen: Entertainment Film Distributors

Uriel Barco

Entusiasta de la música industrial y experimental, del horror, la ciencia ficción, los videojuegos y el buen beber. Editor de cine de Garuyo.

SEGUIR:

Será por las fuertes emociones provocadas, por el simple morbo de presenciar el sufrimiento que atraviesa un personaje o nada más porque nos gusta ver sangre y tripa, pero lo cierto es que una buena muerte en el cine siempre es de apreciarse.
 
Matar a alguien en la ficción no es un asunto aleatorio. Lo ideal es que haya justificantes de por medio, sean narrativos o dirigidos a fijar un aspecto clave de la película, como el tono o discurso (un claro ejemplo de la forma errónea para liquidar a alguien está en la escena de la asistente en la desastrosa Jurassic World).
 
 
Dada la naturaleza misma del género, dentro del horror se pueden encontrar algunas de las muertes más memorables del cine.
 
Para beneplácito de quien sea adepto a esta corriente o nada más para quien quiera dar rienda suelta al morbo, hemos recopilado 10 secuencias de muertes que nos parecen extraordinarias, lo cual, por cierto, no quiere decir que se trate de las más violentas (eso será para otra ocasión). Bon appétit.
 
1. La decapitación en Alta tensión (2003).
 

Es una secuencia tétrica porque retrata dos miedos fundamentales: la invasión a casa y la muerte de los padres. Vaya manera de eliminar al jefe de familia.
 
 
2. Podando zombies en Muertos vivos (1992).
 

Después de un festín de muerte, gore y caos delirantes e hilarantes causado por zombies durante una fiesta, llega el clímax de esta cinta de culto, en el que el protagonista decide armarse con una podadora para deshacerse de una vez por todas de la amenaza no muerta.
 
 
3. Geiser de sangre en Pesadilla en la calle del infierno (1984).
 

Quizá no exista peor escenario que ser asesinado en los sueños. Preguntémosle a Johnny Depp, quien en la primera cinta de la saga es llevado al interior de su cama solo para ser expulsado en forma de galones de sangre que se adhieren al techo.
 
 
4. Bolsa de dormir en Viernes 13: Parte VII (1988).
 

Definitivamente no es la mejor muerte a manos de Jason Voorhees, pero la incluimos porque es hilarante y con el tiempo se convirtió en uno de las secuencias icónicas de la franquicia.
 
 
5. La decapitación en La profecía (1976).
 

El solo hecho de ver a un personaje entrañable siendo súbitamente decapitado, es aterrador. Y si agregamos la banda sonora compuesta por cánticos que se antojan demoniacos, lo es más.
 
 
6. “¡Ahóguense en ellos!”, en El día de los muertos (1985).
 

Sin duda, una de las muertes mejor recibidas en la historia del cine. El capitán Rhodes, un verdadero hijo de perra, encuentra su destino a manos de un grupo de zombies que lo despedaza y destripa. Y ni aun perdiendo la vida es capaz de retener su comportamiento despreciable.
 
 
7. “Jesús lloró” en Hellraiser (1987).
 

En el clímax de esta majestuosa película, el antagonista Frank es liquidado con una dosis extrema –cortesía de Pinhead y el resto de los Cenobitas- de aquello que tanto buscó: placer y dolor.
 
 
8. Desfibrilación en La cosa del otro mundo (1982).
 

Lo que aparentaba ser un hombre que necesitaba ser resucitado mediante este proceso, en realidad es un extraterrestre que usurpa la apariencia y cuerpos de sus víctimas, desatando uno de los momentos más memorables (efectos especiales increíbles, mediante) del cine de horror.
 
 
9. Extintor a la cabeza en Irreversible (2002).
 

Técnicamente no es una cinta de horror, aunque posee elementos que sí lo son y abundan criterios que la posicionan como derivación del género. Respaldados en eso, la incluimos porque la primera parte de la película es legendaria, misma que remata con este despiadado asesinato producto de la sed de venganza.
 
 
10. Dando a luz en Alien (1979).
 

Lecturas sobre maternidad y sexualidad aparte, la revelación de la criatura principal es la materia de la que están compuestas las pesadillas, más cuando consideramos el momento casual en que ocurre y la impotencia total por la que atraviesa la víctima.
 
Te recomendamos:
 
 

¡El mejor entretenimiento para la calle y el sillón en tu correo electrónico!

Ya soy parte de Garuyo

Al continuar, declaras que aceptas nuestros Términos y condiciones de uso y nuestro Aviso de privacidad.

Y quedarás suscrito al boletín de Garuyo.com y servicios, en caso de que no desees recibirlo podrás cancelarlo en cualquier momento en la sección de Configuración dentro del menú Mi Perfil.

Si te gustó, comparte
¿Cuál es tu favorita?