Foto: La Santa Muerte, deidad de los barrios

Claudia Aguilar

Pata de perro profesional.

SEGUIR:

“Alabí, alabá, alabim, bomba. La santa, la santa, ra, ra, ra” es así como el primer martes de cada mes el barrio de Tepito celebra a una de sus deidades más importantes, la única en la que creen pues los políticos y otros santos les han fallado: la Santa Muerte.

El altar más famoso

Doña Queta, la seguidora más antigua de la Santa,  fue la primera persona quien puso un altar en Tepito en  la calle 12, entre Mineros y Panaderos, y es justo aquí donde se dan cita miles de personas que cargan la imagen de hasta 2 metros de la Santa Muerte, o como también la conocen, la Niña Blanca.   

Sus seguidores le llevan whisky, tequila, dinero, dulces y hasta joyería. Las peticiones que se oyen en esta fiesta van desde la sanación de un enfermo, el éxito en el negocio (ambulante en su mayoría), el no fracaso en un asalto, hasta la liberación de un preso.

Entre el rito más conocido es el que realizan unos “chamanes”: limpiar a la Santa con humo de puro habano, con el fin de darle buenas vibras.

Sus fieles

Rosarios, cadenas, anillos, tatuajes con su imagen, son algunos de los objetos que  marcan y distinguen a los seguidores de “la niña”, a los cuales, se les ha ido discriminando pues se dice que son delincuentes, vendedores ambulantes, y hasta narcotraficantes.

Lo increíble es que hay niños que también hacen la fila para llegar a este altar y pedirle cosas, claro, respecto a su escuela u otras cosas no tan graves.

Los devotos llegan con velas de diferente color, pues cada uno representa un deseo. Por ejemplo si se le pone una vela dorada significa que le están pidiendo dinero y éxito, si es roja le piden amor, si es blanca le piden paz.

"Se siente, se siente, la santa está presente” gritan y le festejan. Su creencia  puede parecer extraña, pero al final es su forma de sentirse parte de algo, de no sentirse excluidos por la sociedad, pues para ellos la muerte no discrimina a nadie. A todos les llega, no importa clase, edad u religión.

En la parte superior te dejamos algunas imágenes tomadas por dos fotógrafos: el mexicano, José Carlo González, y el fotoperiodista israelí Shaul Schwarz, quien recientemente realizó su primer  documental llamado Narco cultura. 

Te dejamos el tráiler por si te interesa verlo después. 

Mira el trabajo del fotógrafo Francisco Mata Rosas sobre los habitantes de Tepito.

¡El mejor entretenimiento para la calle y el sillón en tu correo electrónico!

Ya soy parte de Garuyo

Al continuar, declaras que aceptas nuestros Términos y condiciones de uso y nuestro Aviso de privacidad.

Y quedarás suscrito al boletín de Garuyo.com y servicios, en caso de que no desees recibirlo podrás cancelarlo en cualquier momento en la sección de Configuración dentro del menú Mi Perfil.

Si te gustó, comparte
¿Qué piensas ?, Comparte tu opinión